El Silicio en el Organismo Humano

Analizar la cantidad de Silicio en el cuerpo humano siempre a sido una tarea difícil , a medida que la ciencia ha ido avanzando a podido dar cifras mas exactas respecto a esto.
Lo normal es encontrar solo algunos pocos Miligramos de silicio por cada 100 gramos de tejido humano. El silicio se aloja en el tejido conjuntivo, en la aorta , vasos sanguíneos, así como también en los cartílagos, , hígado,  bazo,  páncreas y en mayor cantidad en la piel, las uñas y el cabello .
 
Debemos precisar que la importancia del Silicio no radica en la cantidad encontrada en el organismo si no en el rol  básico que juega en el bienestar de nuestro organismo. Investigaciones recientes realizadas por científicos norteamericanos han llevado a formular la tesis de que en condiciones especiales el silicio podría comportarse de forma muy parecida  al carbono. Como todos sabemos la importancia del carbono para la creación de la vida en el planeta. La química moderna se las ha ingeniado para generar  compuestos poliméricos del silicio casi idénticos a las proteínas lo cual nos permite deducir, que a partir del silicio pueden originarse formas vivas, La importancia peculiar del silicio es el parecido químico y estructural con el carbono, por lo cual el Silicio al igual que el Carbono seria uno de los elementos más importantes en la creación de vida.

 
 
Jean Calcagni (1984) señala que no se puede dejar de pensar, teniendo a la vista de presencia universal del silicio, su analogía con el carbono y el modelo de la diatomeas, en formular la tesis de una importancia decisiva del silicio para los procesos metabólicos y para la vida celular en los animales superiores. De hecho, esta idea no es nueva , ya  Louis Pasteur pensaba en la importancia del Silicio. otro  ejemplo  seria  la autora A. Mary, quien basada en consideraciones biológicas, escribía ya desde 1910: " El silicio (...) nos parece destinado en el futuro, a jugar un rol terapéutico muy extenso, no debemos dejar de utilizarlo, ya sea en pociones sea en inyecciones hipodérmicas (la vanguardia en esos tiempos). Bajo esta última forma, puede activar notablemente la fagocitosis, contribuir a la mineralización del suero sanguíneo y de los órganos debilitados, y regenerar las células al excitar la osmosis ". Y añade que es posible su  uso de forma ventajosa en la calcificación de lesiones antiguas y en el tratamiento de supuraciones rebeldes. Su acción, sea preventiva, sea curativa - concluye la autora- se deduce naturalmente de sus propiedades físico- químicas, de su constancia y de su rol osmótico en la célula organizada" (citado por J. BOUDARD, 1919).
 
La experiencia posterior ha demostrado el carácter polivalente de la silicoterapia. primordialmente los trabajos de Duffaut sobre más de 50.000 pacientes han ratificado lo acertado de estas afirmaciones. En efecto, ahora sabemos que el silicio orgánico es por demás eficiente para combatir  un gran número de patologías. Y aunque aún falta descubrir más acerca de su uso , la ciencia ha avanzado mucho en este aspecto.
Rudolf Steiner creador de la antroposofía hacia hincapié en que el silicio constituye de alguna manera la bisagra entre la dimensión física y la dimensión etérica o energética de los órganos. Es más, según Steiner existe una analogía entre el cuerpo físico y el cuerpo energético, de suerte que en cada célula existe una estructura vibratoria micro cristalina en conexión con el material genético (citado por Kieffer, 2000). Como todos sabemos el silicio en su forma pura y mineral como el cristal de cuarzo es un formidable conductor de energia  . Al parecer, cuando se encuentra alojado en nuestro cuerpo también mantiene active esta propiedad .
 
El aporte del Silicio
 
La mayoría de los nutriólogos coincide en que en la dieta habitual del ser humano satisfacemos  la necesidad de Silicio  , aunque  encontramos opiniones  contrarias como por ejm , la de Forrest H. Nielsen, director del Centro de Investigación de Nutrición humana en los Estados Unidos en el año 1999 que dice "En efecto, podemos afirmar sin temor a equivocarnos que la dieta moderna genera una carencia generalizada de silicio".
 
. Veamos porqué:
 
Los alimentos ricos en silicio son:
 
La avena, el mijo, la cebada, el arroz (todos ellos integrales), las patatas, la remolacha, la alfalfa, la soja, vegetales verdes, etc..., siendo  las principales Fuentes alimentarias a nivel mundial  los cereales integrales. En promedio la alimentación aporta unos 30 mg diarios de silicio.
La dieta moderna basada en alimentos refinados, con una cantidad baja de vegetales, con suelos empobrecidos y animales de crianza industrial de modo artificial, genera una inexorable disminución del contenido de silicio en los tejidos humanos.
  El científico estadounidense  W.A. Price , en sus estudios deja demostrado que la dosis alimentaria   de los pueblos primitivos contenia  400% minerales que las dietas actuales (citado por Heinz Scholz, 1987).
Y a esto debemos añadiremos que la mayor cantidad de Silicio que nos proveen los vegetales lo es bajo la forma de cristales de opalina (inorgánico) y que, en una oveja por ejemplo, de los 40 mg aportados al día, por el forraje solo el 0,016% permanece en sus tejidos.
Otra fuente tradicional del silicio era el agua, pero el uso de sales de aluminio en los procesos de potabilización en las grandes ciudades elimina las ya de suyo pequeñas cantidades de silicio presentes al agua.
  Para finalizar hay que recordar que, a diferencia de lo ocurrido con diferentes minerals en Silicio disminuye en nuestros tejidos con el paso del tiempo (Kieffer 2000).
 
Todo lo ya expuesto nos permite llegar a la conclusión de que complementar nuestra dieta con suplementos de Silicio es una necesidad orgánica en la actualidad ya que el cuerpo humano necesita una mayor cantidad de Siliceo que la que obtenemos con nuestra Alimentación . A esto sumarle la importancia de la Silicea ( Vease en el siguiente articulo Silicea ) de la cual nos privamos con nuestra alimentación carente de Silicio.